Home | Reportajes | Mundo Animal | Reina de los cielos y la selva

Reina de los cielos y la selva

El Águila Harpía, ave nacional de Panama, es la punta de lanza de las especies que forman parte de la biodiversidad del itsmo. Campeona en conteo de aves el pasado mes de Mayo, el país debe apostar a la conservación de su símbolo patrio con expresión de esa riqueza.

Por Hans Graf B — @hansgrafbogran — @nidodelkuntur

Su majestuoso vuelo es suficiente para inspirar a cualquiera a enamorarse de esta tierra. La grandeza de sus alas, que la convierten en el águila de mayor tamaño en el hemisferio occidental, invita a pasear por los aires en un sueño casi eterno decorado por su espléndido plumaje. El Aguila Harpía es inspiración, pero también se ha convertido en un símbolo muy poderoso para llamar nuestra atención sobre el peligro inminente de nuestro ecosistema.

Panamá está entre los campeones de la biodiversidad en aves. De hecho recientemente fue declarada como primer lugar para la observación de aves en Centroamérica, lo cual hace mayor el compromiso de cuidar a esta gran variedad de especies, y velar por la integridad de el ave mayor, que estampada en el escudo patrio recuerda a cada momento esa riqueza y la fragilidad de ésta, así como la responsabilidad por protegerla.

Peligro inminente

De acuerdo a estudios incluidos dentro del Plan de Conservación de Aguila Harpia, existen, en un estimado del Patronato de Amigos del Aguila Harpia, no mas de 210 parejas en el territorio, lo cual representa una cifra alarmante. El Aguila Harpia está en peligro de extinción.

Suelen habitar en el bosque tropical húmedo en áreas por debajo de los 600 msnm en la casi totalidad del continente americano desde México hasta Argentina. En nuestro país se les ubica en estado salvaje en el parque Nacional Darién, en el Chagres, en la Comarca de Kuna Yala y en el bosque protector ubicado en Bocas del Toro, aunque anteriormente se le podía localizar en otras regiones del país.

Aunque la intervención del hombre a su medio ambiente afecta su estabilidad, el águila suele adaptarse (no sin dificultad) a los procesos de deforestación que ponen en peligro su procreación. Existe, obviamente, el peligro de una total movilidad hacia otros territorios, lo cual hace aun más compleja su protección y seguimiento. Es importante que tenga suficiente cantidad de bosque para anidar, pese a la destrucción de estos.

Es un ave en extremo sigilosa y no le incomoda estar en zonas cercanas a comunidades; ejemplo de esto se ha podido constatar en Darién, donde se han avistado varias en la llamada zona de amortiguamiento del parque. Son controladores naturales de otros animales, pues están en el más alto nivel de la cadena alimenticia, y su enemigo más peligroso es el propio ser humano. Al controlar a ciertos depredadores, mantienen incluso el equilibro y seguridad para las comunidades vecinas, ya que la sobrepoblación de otros depredadores podría ocasionar reducción de alimentos y en consecuencia convertirse en un riesgo para animales domestico y poblaciones cercanas.

El Aguila Harpía no se roba animales vivos como gatos, perros o incluso animales de granja, una creencia extendida entre las comunidades. Alrededor de su imagen se tejen muchas leyendas y se le tiene temor por ignorancia. También está en peligro pues muchos utilizan sus plumas o incluso consumen su carne o usan los huesos de sus patas para fabricar instrumentos musicales.

Cuidar el patrimonio animal

Despertar conciencia es parte de la labor en el marco de los planes nacionales y muchas fundaciones y organismos promueven su protección. Eventos como el FestiHarpia (que se realiza anualmente en el Parque Metropolitano Summit) sirven como punto de encuentro para ofrecer información y dar a conocer la labor nacional para su protección.

Contabilizarlas es complicado, por la baja densidad ´poblacional, pero se estima que hay de cuatro a cinco nidos por cada 100 Km2, esto según datos del Plan de Conservación del Aguila Harpía en Panamá.

Estudios sobre el estado de la especie permite identificar puntos débiles y procurar recursos para su protección y cuido. Esta labor, que se viene realizando desde 1998, es fundamental para eventualmente lograr que el águila deje de formar parte de la Libro Rojo de especies amenazadas.

Ficha Tecnica

Orden: Falconiforme

Familia: Accipitridae

Nombre Científico: Harpia Harpja

Nombre Común: Águila Harpía, Águila Arpía, Águila Real, Águila Monera, Sulubagi (en lenguaje Kuna).

Tamaño: Alcanzan a medir hasta 2.24 mts. de envergadura. El macho mide hasta 0.96m y pesa hasta 14 lbs, mientras que la hembra es de mayor tamaño y llega a medir hasta 1.08m y pesar hasta 18 lbs con un promedio de 12 libras. Un pichón puede pesar 96 gramos.

Vida: Pueden llegar a 40 años o más de vida. Su nido los construyen en arboles de hasta 35 metros de altura.

Alimento: Comen mamíferos arbóreos, aves menores y lagartijas grandes e incluso iguanas. Puede tener apetito por algunas especies de monos pequeños o perezosos de tres uñas.

Disfruta de la revista online

Check Also

Cuervos recogen basura del suelo en un parque temático en Francia

Bajo la mirada sorprendida de los visitantes del parque temático francés Puy du Fou, un …