Home | Reportajes | Mundo Animal | La “paz gatuna”

La “paz gatuna”

Por Hans Graf B – @hansgrafbogran

Muchos propietarios de gatos enfrentan ciertas dificultades cuando sus consentidos no se llevan bien. Algunos suelen separarlos, crearles ambientes propios como solución. Otros no saben qué hacer para conseguir la armonía necesaria. Es un camino difícil, acá unos consejos.

Nzuri (Linda en Suajili) y Mafalda no se llevan bien. Aunque las gatas están operadas, siguen siendo un tanto territoriales y a ratos la convivencia se convierte en una pesadilla. El amplio espacio de la casa hace que ésta sea un sitio amable para las dos y una tercera gatita, Oxiluna (hija de Mafalda), que comparte espacios con Perla, una poodle de ocho años que tiene el mejor sentido diplomático que cualquier can pueda desarrollar ante la presencia de tres gatas. La casa alcanza para todas, pero a veces se rompe el equilibrio. Es aquí cuando hay que actuar sin desesperarse para retomar el sendero.

Este breve y vago ejemplo es el que vivimos en nuestra casa. Recientemente tuvimos que dejar las gatas a cuido ajeno, en un refugio, y cuando regresamos el equilibrio que habíamos conseguido se rompió. Nzuri se negaba a la presencia de Mafalda y Oxiluna, quienes habían llegado hace dos años a romper la calma en la cual Nzuri vivía con su madre adoptiva Perla. Los ataques, el “siseo” y las peleas volvieron a la escena. Perla, en la distancia, veía el espectáculo con cierto temor.

El instinto territorial de los gatos salvajes está siempre presente en gatos domésticos. No importa lo que se haga siempre van a defender sus recursos y si los ven amenazados, pues actuarán para recuperarlos. Así, la comida, el espacio, el tiempo de juego y hasta los cariños de la señora de la casa se convierte en un bien preciado para los gatos y su instinto se activa para conservarlos.

Es importante eliminar la necesidad para competir. Que sus gatos tengan suficiente para todos. Esto reduce la fricción y abre las puertas para una mejor relación. Recuperar el equilibrio significa hacerles entender que son parte de un todo, que alcanza para todos, pero que todos deben poner de su parte para convivir. Los gatos entienden más de lo que usted imagina.

Consejos puntuales

Es recomendable tener varias estaciones de comida. Que los gatos no compartan plato y por el contrario, que cada uno tenga identificado su espacio para alimentarse. Aunque coman la misma comida, que cada uno lo haga en su plato es fundamental.

Otro aspecto es el tiempo de juego. Si no pueden juntos, hay que compartir el tiempo y dedicarle a cada uno su momento. Algunas veces los gatos no sentirán la necesidad de jugar, pero cuando ese no sea el caso, es importante ser equitativo.

También las áreas para hacer sus necesidades forman parte de la lista. Muchas veces se puede crear un espacio común, pero es importante ofrecer alternativas en caso de que no resulte. Se debe monitorear si los gatos “están haciéndose” en otros espacios no identificados de la casa. Aquí no hay que forzarlos. Si es necesario establecer dos o tres áreas, hágalo.

Es probable que estas estrategias no funcionen. No hay que desanimarse y por el contrario, se pueden tomar otras medidas. Confinemos a espacios propios a cada felino; que ambos tengan su lugar particular, pero sin dejar de advertir la presencia del otro gato. Luego hay que colocarlos en áreas comunes de juego o incluso acercar los platos de comida ocasionalmente para que coman juntos. Establecer espacios propios y comunes.

Hay que repetir las rutinas iniciales. Hablar con sus animales directamente y procurar reencontrarse en el espacio del hogar. Recuerden que ellas pueden romper ese equilibrio por varias razones y no siempre es fácil identificar la causa.

Es importante recordar que los gatos, al final, son como las personas y en algunos casos simplemente no se podrán llevar bien. Es ahí cuando una “paz gatuna”, impuesta, luce como la mejor opción. Cada quien a lo suyo en su momento y en su espacio. Usted, mi amiga o amigo, tendrá que dedicar tiempo extra para todos, porque a nadie le gusta que le impongan un compañero a la fuerza. Hay que buscar el equilibrio, sí, pero si no se puede, no se puede.

Disfrute de la revista digital

Check Also

Cuervos recogen basura del suelo en un parque temático en Francia

Bajo la mirada sorprendida de los visitantes del parque temático francés Puy du Fou, un …