Home | Portada | Enrique Iglesias: Un chaval con suerte

Enrique Iglesias: Un chaval con suerte

Su último álbum, Sex and Love, obtuvo Disco de Oro por ventas en España y el hit musical, “Bailando”, recibió tres Latin Grammy en su reciente edición 2014. Con veinte años de carrera musical y numerosos premios ganados asegura ser el mismo

Por Yubelitze Angarita Borges – @Yubelitze – Fotografía: Fernando Aceves -Cortesía de Latinvasión

Enrique Iglesias está en un buen momento. Quien pensó que iba a ser uno más, opacado por la figura de su padre Julio Iglesias se equivocó. Enrique ha cultivado una carrera propia, y su particular voz hace eco en cualquier lugar del mundo.

Después de tener más de diez años sin recibir un Latin Grammy, Enrique arrasó en la reciente entrega en noviembre 2014 y obtuvo tres gramófonos de oro en las categorías de Canción del Año, Mejor Interpretación Urbana y Mejor Canción Urbana por el tema “Bailando”. También fue con todo en los Premio Juventud. Esa noche, el español conquistó el premio Supernova, por este hit. Triunfó en la categoría: Mi artista de Pop/rock y compartió otros cuatro galardones con colaboradores en la interpretación de sus canciones, como el legendario cantante, Marco Antonio Solis, por el tema: “El Perdedor”; y Gente de Zona y el cantautor cubano Descemer Bueno, por “Bailando”. Al final, de las seis nominaciones que tenía ganó estas cinco:

Mi artista de pop/rock

  • La combinación perfecta: “El Perdedor” (Enrique Iglesias con Marco Antonio Solís).
  • Mi letra favorita: “Bailando” (Enrique Iglesias con Gente de Zona).
  • Canción corta-venas: “El Perdedor” (Enrique Iglesias con Marco Antonio Solís).
  • Mejor tema novelero: “El Perdedor” (Enrique Iglesias con Marco Antonio Solís de la novela: “Lo que la vida me robó”).

¿A qué debe su éxito? Él dice que no lo atribuye a un don especial, porque reconoce que las canciones van y vienen y lo importante es luchar por los sueños, superarse, aprender de los errores, levantarse y ser fiel a los amigos y a las fans. Veinte años han pasado desde que inició su carrera musical en 1994 y debutó en 1995 con su primer álbum. Después de haber vendido decenas de millones de discos y ahora con una exitosa décima producción musical, Sex and Love, que obtuvo Disco de Oro por ventas en España, asegura que es el mismo “chaval”, normal y hasta un poco inseguro, aunque, dicho en sus propias palabras: “histéricamente perfeccionista a la hora de trabajar”.

—Sex and Love es tu décimo disco de estudio, es una mezcla del Enrique bailable y del Enrique clásico. ¿En qué sentido crees que tu música cambió o evolucionó en estos años?

—Creo que si escuchas mi primer disco y el último seguramente notarás una diferencia. Eso es lo emocionante y divertido y no voy a decir que no me gusta repetir lo que ya hice, pero estoy seguro de que no quiero aburrirme de mí mismo. En este disco trabajé con mucha gente, porque así puedes ver cómo trabajan otros artistas y eso te saca de lo familiar y confiable. Eso también te puede llevar en una nueva dirección. Nunca sabes dónde vas a terminar cuando empiezas a hacer o a escribir una canción.

—¿Cómo fueron surgiendo las ideas de buscar a cantantes invitados para distintos temas de Sex and love?, ¿sentías que los “pedía” el tema o eran ideales para algún tipo de cross-over?

—Cada álbum es diferente. Sex and Love es definitivamente el más ecléctico, más que Euphoria. Las colaboraciones de los artistas me hacen crecer y eso me hace sentir bien. Este álbum cuenta con Pitbull (“I?m a Freak”), Romeo Santos (“Loco”), Marco Antonio Solís (“El Perdedor”), Descemer Bueno y Gente de Zona (“Bailando”) y Kylie Minogue (“Beautiful”), entre otros. Hay canciones en inglés y español porque desde el inicio de mi carrera grabé en ambos idiomas. Y aunque saque un disco en inglés siempre se trata de mantener conectada a la audiencia hispana con versiones en español, igual que con los videos.

—¿Cómo cantante y compositor cuáles son las bases de tu filosofía musical?

—Bases, ninguna. Eso está en todos nosotros. Creo que cuando te enamoras por primera vez, luces de colores y te pones cursi, unos escriben cartas y otros poemas. Yo escribo canciones. Claro que cuando estas “despechao” como que te inspiras más (risas). También influye rodearte de gente con esas mismas inquietudes. Una estrofa, luego una armonía, no es fácil… Hay veces que un tema sale en 20 minutos y otra en que pasa un año y no se te ocurre nada que te apetezca. A veces me inspiro en inglés, otras en español. No tiene que ser de día o de noche, pero las ideas están siempre flotando. A veces es algo que dice un amigo o una fan. Algo que escuchas en la radio. Otras es una melodía la que te persigue por días. La verdad es que nunca se sabe.

Con los pies sobre la tierra

Llevar los apellidos “Iglesias y Presley” no era una garantía para su éxito, sin embargo, cuando surgió su imagen en la escena musical las expectativas estaban allí y contra eso tuvo que luchar, como dice él: “un peso que llevas a tus espaldas y debes superar por tus propios méritos”.

Cuando firmó su primer contrato, a los 17 años, y salió con su primera producción de la mano del sello discográfico Fonovisa, propiedad de la empresa mexicana Televisa, fue toda una sorpresa, incluso para su misma familia. Tres años después se convertiría en el artista de habla hispana con más ventas a escala mundial. ¿Por lo apuesto o por lo talentoso? Él asegura que el éxito se lo han dado las composiciones, porque ha contado con canciones con las que la gente se ha logrado identificar.

Su último hit, “Bailando”, una canción pegajosa, de esas que anima en cualquier momento y quita los pesares, ha sido el Hit #1 de este último trimestre. Ya cuenta con tres versiones: Ft.Sean Paul, Ft.Luan Santana, Ft.Gente De Zona y Descemer Bueno. El exitoso tema musical ocupó el puesto número uno en 23 países, también lideró las listas de radio, videos, descargas digitales y streaming durante 14 semanas consecutivas y, sumado a todo esto, también obtiene Disco Platino Digital y 3 Latin Grammy.

¿Cómo sintetizas estos años de carrera? El inicio, la lucha, la evolución, la consolidación…

—Creo que he sido un chaval con mucha suerte. Pienso y no me canso de repetirlo que en la vida hay que luchar por tus sueños. He tenido subidas y bajadas y en esos malos momentos aprendes a valorar muchas cosas. Si volviera a empezar lo haría todo igual.

—¿Qué ha significado en lo personal y profesional ser la extensión de dos personajes tan famosos en el panorama mundial como Isabel Presley y Julio Iglesias?

—¡A mis padres los admiro! Y no te voy a negar que el apellido influencie, pero no te creas. Ni con todo y apellido fui popular en la escuela secundaria. Las chicas no me hacían mucho caso (risas). Siempre fui flaco y me la pasaba con los chicos jugando fútbol. Más que el apellido es el reto de superarlo y de hacer las cosas por ti mismo. Eso puede ser una navaja de doble filo. La gente y los medios deben percibir que tienes contenido y que vales por ti. Luego de tantos años de carrera creo que es un reto superado.

—¿Cuál es el secreto de seguir en la industria de la música por tanto tiempo?

—Honestamente, amar lo que uno hace, mantener los pies sobre la tierra, tratar a cada persona igualmente y trabajar duro. Uno nunca debe esperar nada, solo poner todas las ganas, el empeño y la energía a lo que hagamos.

—Y a estas alturas, habiendo compartido con muchos artistas ¿con qué estrella mundial, te gustaría hacer un dueto en uno de tus discos?

—Pues uno de los primeros artistas a los que siempre he admirado es Bruce Springsteen. Se me hace un ícono en todos los sentidos, pero igualmente me gustaría trabajar con otros latinos a los que admiro y respeto mucho como Juan Gabriel.

—¿Alguna vez pensaste en llegar a ser reconocido en tantos países y en algunos tan fuera de lo común, como el caso de la India?, ¿cuáles han sido los países que más te han sorprendido en este sentido?

—Pues todo como que se fue dando muy súbitamente. A mí no me deja de sorprender Londres, por ejemplo, porque es un mercado muy exclusivo y cerrado al igual que Francia. También, cantamos en Siria y en Turquía y en ambos casos me llevé una muy buena impresión. Es una mezcla de suerte con un buen trabajo de equipo. Hay que escuchar y saber crecer, tratando de reinventarse sin perder la esencia.

—¿A qué le temes?

—Le temo a no poder hacer lo que me gusta que es cantar y subir a un escenario. Le temo a que el ser humano pierda la fe y la esperanza en sí mismo. Dicen que el mundo se va a acabar por todos, pero uno a uno podemos hacer la diferencia.

—Y ¿cuál consideras tu mayor fortaleza?

—Mi pasión por la música.

—¿Qué te falta por hacer en tu vida, en todos los sentidos?

—Todo. Escribir el mejor tema de mi vida, hacer más cine, llegar a más gente. Creo que me falta mucho por aprender.

—Profesionalmente ¿qué te falta por hacer?

—¡Ir a la luna y cantar!

Entre gustos y colores

—¿Qué objeto te es indispensable cuando estás de gira por el mundo? ¿Qué nunca falta en tu equipaje?

—¡Mis gorras, mis zapatos tenis y mi celular!

—¿Cuál es tu loción favorita?

—Azzaro.

—¿Libro favorito o escritor?

—Malcom Gladwel, en cuanto empiezo un libro de él me prendo y no puedo parar.

—¿Película favorita?

—No me lo vas a creer pero veo de todo, las malas y las buenas. Soy adicto al cine, de mis favoritas Unfaithful y Closer.

—¿Tu ciudad favorita?

—Los Cabos.

—¿Tu comida favorita?

—Una rica hamburguesa.

—¿Cuál es tu mayor placer?

—Depende de qué placer. Hay muchos. Yo amo lo que hago que es estar sobre el escenario, eso sería mi éxtasis. Pero también disfruto mucho de las cosas simples y los placeres cotidianos de la vida, estar con mis amigos, salir a comer, conversar, tomar una copa, echarse una buena carcajada.

—De no haber sido cantante ¿qué serías?

—Pues la verdad que no me lo he pensado, pero seguro sería piloto. Estar en el aire es lo mío.

Melodías en cifras

Desde 1995 Enrique Iglesias se ha mantenido como uno de los artistas latinos más vendedores de la historia, con registros superiores a 100 millones de unidades en el mundo. Ha colocado cinco sencillos en el top 5 del Billboard Hot 100, dos de los cuales alcanzaron el puesto máximo, así como 13 número uno en el Dance Chart (el número más alto para cualquier intérprete masculino ). Además, cuenta con un impresionante total de 70 canciones en el #1 de todas las listas de Billboard. Asimismo, es el artista con récord por la mayor cantidad de sencillos en llegar al número uno en la lista Hot Latin Songs, con un total de 25. Aun así, a sus 39 años y con todos estos logros, dice: “Lo mejor está por venir, me hace falta escribir el mejor tema de mi vida y aún tengo mucho por aprender”.
disfrute de la revista en issuu

Check Also

Ismael Cala: soy un comunicador

Con una vocación incuestionable. Defensor de la ética. Laureado por su profesionalismo y entrega en …