Home | Placeres | Cuerpos y Mentes | Mamá en serie:

Mamá en serie:

La aventura de tener más de un hijo

Por Jacqueline de los Ríos de Urbanc

Cuando tenemos el primer hijo, nos preparamos, existe gran expectativa por ser la súper mamá y cuidamos hasta el más mínimo detalle, destinando la máxima porción de tiempo para cuidarlo, atenderlo, mimarlo y compartir con él todo. Pero la historia no termina allí, pasa el tiempo y nos vuelven a dar la feliz noticia: “en meses volverá a ser mamá”. Es entonces cuando sentimos mariposas en el estómago, ya no el susto del desconocimiento, sino la emoción entremezclada de tener otro ser cargado de amor, junto con el trabajo que implica un segundo hijo, y la inducción de “la llegada del hermanito”, porque para el hijo mayor puede ser un verdadero caos el nacimiento del nuevo miembro de la familia.

Quizá lo más fuerte para una madre es la llegada del segundo y del tercer hijo, pues a partir de allí es, como dice el dicho: “los hijos se crían solos”, en el sentido de que los mayorcitos ya comienzan a ser un apoyo para cuidar al hermanito, estar pendiente, avisarnos de cualquier novedad y entonces aprendemos a manejar el concepto de ser mamá masiva, trabajar en serie, cocinar para un cardumen de diminutos seres intranquilos, llenos de vitalidad que demandan igual atención, porque quieren que su mamá sea “sólo su mamá”, sin incluir cuando están en la conocida y estresante etapa del “mío — mío”.

Por lo pronto, si ya estás en la travesía de ser mamá con el segundo regalito a tu lado, comienza a seguir los siguientes consejos para que salgas invicta y puedas disfrutar la venida de los siguientes, antes de desistir en el intento:

Nada mejor que sentirte parte del equipo, así que incorpora a tu hijo mayor a que ayude en las atenciones que requiere el bebé, por supuesto que con supervisión de un adulto a su lado.

Si ese día no quiere colaborar, déjalo tranquilo, que él siga su ritmo de actividades (ver televisión, si está entretenido con sus juguetes, o armando algo). Él decidirá si quiere participar o no.

Aunque el bebé absorba tu tiempo de madre, debes esforzarte en destinar tiempo para el mayor, donde no esté el bebé entre ustedes los padres, para que el niño se sienta atendido en su condición de hermanito mayor.

Busca comunicarte de acuerdo a su escala, demostrando sentimientos hacia él y dejando que, con sus propias palabritas, pueda expresar sus emociones (aunque sientas que son negativas). Esto le ayudará a drenar y tú como mamá lo canalizarás para que vea las cosas por el lado positivo.

Mientras tu hogar esté fortalecido con valores y buenos modales, la vida será más llevadera y lograrás que reine la unión, la integración y el amor. No podemos controlar la personalidad de nuestros hijos; pero sí podemos fijar normas, encausarlas y buscar que su comportamiento sea desde el amor y el compartir.

Hasta la próxima oportunidad, mi cariño de siempre y no dejen de visitar nuestra web: www.administratuhogar.com

Siempre habrán tips o recetitas que les puedan ser de utilidad.

Disfrute de la experiencia del impreso online

Check Also

Alegra tu hogar con la calidez de un jardín

por Gabriela Escalante (Ig: @gabriela_eg) Las flores son el color que le otorga magia a …